Así será la nueva estación ferroviaria de Madrid-Chamartín

‘Chamartín ecosistema abierto” es la propuesta elegida para la remodelación integral de la estación de tren Madrid-Chamartín Clara Campoamor. El objetivo es convertirla en un hub referente de la movilidad sostenible, integrada y multimodal (artículo de hosteltur.com).

En febrero de 2020, Adif Alta Velocidad (AV), el gestor público de las infraestructuras ferroviarias españolas. puso en marcha un concurso internacional para transformar este nodo ferroviario en una referencia internacional de la movilidad sosteniblemultimodal, conectada e integrada.

Se presentaron hasta 18 equipos de arquitectura e ingeniería, de los que se seleccionaron 10 y fueron invitados a participar en la segunda fase. En julio se recibieron nueve propuestas, que han sido valoradas por un jurado multidisciplinar. Finalmente, se ha seleccionado el proyecto ‘Chamartín ecosistema abierto”, presentado por Esteyco, UNStudio y b720 Arquitectura.

La propuesta ha obtenido por unanimidad la puntuación más alta de los nueve diseños finalistas -presentados de forma anónima, bajo un lema-, por las principales firmas de ingeniería y arquitectura del mundo, y valorados por un jurado -integrado por 16 miembros-.

‘Chamartín ecosistema abierto’ es un proyecto definido por tres elementos: las bóvedas, las terrazas y las torres. Se apuesta así por una estación abierta que promueva el diálogo entre la ciudad y el ferrocarril

El gestor público de infraestructuras ha explicado que la propuesta respeta la memoria histórica de Chamartín y las inversiones que Adif está llevando a cabo en la estación, recuperando las bóvedas como elemento singular e identificador de la estación.

La solución arquitectónica mantiene la tipología de marquesinas individuales en los andenes y da prioridad a la visión directa entre los andenes y la ciudad.

 

El nuevo diseño da prioridad a la visión directa entre los andenes y la ciudad. De esta forma, contribuye a trasladar la representatividad de la estación a los edificios no ferroviarios, las torres, que serán percibidos por el viajero como la primera o última imagen de Madrid en su viaje.
El nuevo diseño da prioridad a la visión directa entre los andenes y la ciudad. De esta forma, contribuye a trasladar la representatividad de la estación a los edificios no ferroviarios, las torres, que serán percibidos por el viajero como la primera o última imagen de Madrid en su viaje.
La propuesta contempla la estación como un gran patio de manzana, que genera recorridos interiores alrededor del tren.

La propuesta responde a la funcionalidad ferroviaria, a través de dos terminales polivalentes, que podrán ser utilizadas con flexibilidad. Es decir, podrán tener diferentes usos: para salidas o llegadas de viajeros, utilización por distintos operadores ferroviarios y destinos, así como tener en cuenta la evolución futura del complejo ferroviario.

La terminal norte agilizará el acceso directo a los andenes de Cercanías y a los recorridos de los viajeros que efectúen la salida o llegada en trenes de larga distancia, procedentes o con destino Cercanías.

El jurado ha valorado que el proyecto realiza de «forma sobresaliente» la conexión intermodal con el intercambiador, con acceso por la calle Agustín de Foxá. Presenta una integración fácil con otros modos de transporte: taxi, metro y movilidad activa (peatones, bicicleta, patinete). Asimismo, está alineada con los planes de modernización que desarrolla Adif en sus estaciones, como el Plan de Transformación Digital y el Plan e-futura.

La distribución del terciario en tres torres permite una gestión patrimonial independiente del resto del complejo. Las oficinas se conciben como espacios flexibles y una óptima iluminación natural.

El proyecto sucederá a las actuaciones iniciadas para duplicar la capacidad de la alta velocidad y el vestíbulo de viajeros; además de ordenar flujos, facilitar la conexión con otros transportes urbanos y maximizar las vías y andenes destinados a Cercanías y la red de media y larga distancia.

La independencia de las piezas permite un plan de obra en fases y ejecutable de forma flexible, acompañando a las necesidades ferroviarias.