Asociada del Mes: Entrevistamos a Pilar Menéndez

Cargo y empresa: En mi tarjeta de visita pone Personal Assistant del DGA, pero en realidad desde 2019 soy la PA de la Dirección y ahí están incluidos el DG, el DGA, la Directora Operativa y el Director de Marketing y Estrategia.

Socia de ASPM desde: Mayo 2022

Una frase que te guste:  La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz

Jajaja, este proverbio escocés es muy apropiado para los tiempos que corren, aunque yo lo aplicaría siempre. No hay nada mejor que acercarse a alguien con una sonrisa. La respuesta, sin duda alguna, no será la misma si pedimos algo a alguien fríamente, que si lo pedimos con una sonrisa. La sonrisa produce un efecto muy positivo en nosotros mismos, pero también en los demás… así que, a SONREÍR. ¡¡Yo soy de esas que intenta ponerlo en práctica!! 😊

¡NOVIEMBRE NOS TRAE NUEVA ENTREVISTA Y ENTREVISTADA!

Conozcamos a Pilar Menéndez

Breve descripción de la empresa y su actividad

CNP PARTNERS es una aseguradora de vida, filial del grupo francés CNP Assurances, que desarrolla actualmente sus actividades en España e Italia.

CNP Partners distribuye sus productos a través de acuerdos con mediadores, brokers, empresas, mutualidades y entidades financieras.

P: Cuéntanos tu trayectoria profesional… 

Con 21 años, antes de acabar la carrera, empecé a trabajar como auxiliar administrativo en INTER-FRONTERAS (compañía de asistencia en viaje del Grupo UAP). Aunque solo duró 2 años fue una etapa que recuerdo con cariño, muchos éramos muy jóvenes y sin experiencia laboral hasta ese momento, pero la idea de ofrecer ayuda y soluciones a los asegurados me hizo ver la importancia de escuchar, empatizar, entender, dedicar tiempo a las personas…

Excepto los 5 años siguientes que pasé en una empresa de asesoramiento sobre estudios técnicos financieros y en la consultora francesa ACTUARIS (1 año y 6 meses), llevo ahora 30 años en el sector de Seguros y Reaseguros. Empecé en el grupo UAP y posteriormente como secretaria de dirección o ayudante de dirección en las compañías SCOR, TRANSAMERICA y CNP Partners.

Mi familia y yo vivimos en Estrasburgo casi 10 años y ya en Madrid estudié Filología Francesa. Al acabar la carrera hice el Curso de Aptitud Pedagógica (CAP), si bien sin intención de dedicarme a la docencia. También tengo el título de francés de la Escuela Oficial de Idiomas e hice un postgrado en Traducción de la Lengua Francesa. Todo esto para decir que el francés me abrió muchas puertas en el mundo laboral. De ahí que, prácticamente durante toda mi trayectoria profesional, haya trabajado y siga trabajando en empresas francesas o con directivos franceses.

Siempre en entornos internacionales, también tuve la oportunidad de trabajar en un marco anglosajón muy estimulante durante 5 años.  Esta etapa, en la que los contactos con las oficinas de Charlotte (Carolina del Norte) y Dublín eran a diario, tuvo mucha relevancia en mi trayectoria profesional, marcada por un sinfín de desafíos, retos, de progresos, de mejoras…

Actualmente llevo casi 9 años en CNP Partners y la mayor parte con el mismo director. Ha habido muchos cambios y seguro que veremos más.

P: ¿Cuál ha sido tu mayor reto profesional y el principal obstáculo?

A nivel profesional siempre hay retos, hay que seguir adaptándose durante toda la vida profesional, pero, sin duda alguna para mí, el reto más importante fue cuando en 2007 el presidente de la compañía me propuso acompañarle en un nuevo proyecto. Empezamos desde 0, la apertura de esta nueva oficina en Madrid supuso una etapa dura, de muchos cambios, mucho trabajo, mucho esfuerzo, pero la emprendí con mucha ilusión y con un equipo humano estupendo. Guardo grandes recuerdos y una excelente relación con todos ellos a pesar de que la empresa fue comprada en agosto de 2011.

Es importantísimo adaptarse a los cambios, a las novedades, a nuevas tareas, a nuevos cometidos, a nuevos directivos y compañeros, pero contar con otras personas es siempre una decisión inteligente.

P: En un tiempo tan desafiante, ¿cómo crees que se ha transformado la figura de la Asistente?

En el mundo laboral ha habido grandes cambios en las últimas décadas y las tecnologías, sin duda, son la muestra de ello. Mi manera de trabajar en la actualidad nada tiene que ver con el pasado. Las funciones, las tareas también cambian indudablemente de unas entidades a otras, pero lo que es evidente, es que un@ no puede detenerse y nosotr@s más que nadie lo sabemos, debemos seguir evolucionando y muchas veces adelantarnos a los tiempos.

Las comunicaciones a nivel mundial han crecido exponencialmente debido a la globalización y las tecnologías y el conocimiento de idiomas son fundamentales para comunicarnos. Por ello, seguir formándose es siempre una excelente opción.

P: Si tuvieras que recomendar una buena práctica diaria, ¿cuál sería tu TIP más efectivo?

Desde mi punto de vista y a nivel profesional, lo que pongo en práctica todas las mañanas es dedicar un tiempo a primera hora para organizar y planificar la jornada.

A nivel general, trato de levantarme con optimismo y tomar conciencia de las cosas positivas que existen en mi vida, y planificar siempre que puedo actividades que me entusiasmen.

P: ¿Has teletrabajado? Ventajas y desventajas.

En mi empresa ofrecieron la posibilidad de teletrabajar ya antes de la pandemia, pero no todos los empleados pudimos inscribirnos en esta modalidad, concretamente las secretarias tuvimos que seguir trabajando de forma presencial todos los días de la semana. Sin embargo, llegó la pandemia en marzo de 2020 y todos nos fuimos a trabajar a casa. No fue fácil al principio, pero poco a poco nos adaptamos a los tiempos que nos tocó vivir y actualmente seguimos un modelo híbrido que para mí encaja perfectamente. Sigo manteniendo una relación estrecha con mis jefes y mis compañeros, y 2 o 3 días a la semana permanezco en casa con lo que supone ahorrar tiempo en medios de transportes, ahorrar gastos, la comodidad de no tener que arreglarse tanto como cuando voy a la oficina y sobre todo de poder aprovechar más mis jornadas tanto a nivel profesional como personal.

P: ¿Cómo te llevas con la tecnología? ¿Crees que la situación actual exige mayores habilidades tecnológicas?

Las tecnologías son imprescindibles, han evolucionado tanto en los últimos años que no sabríamos vivir sin ellas. Siguen avanzando velozmente y las secretarias nos vemos obligadas a avanzar también a marchas forzadas, cuantas más habilidades tengamos mejor.

P: ¿Cómo has conocido a ASPM y que te ha impulsado a asociarte? ¿Qué destacarías?

Pues descubrí la ASPM por casualidad y puedo decir que es de las mejores cosas que me han pasado en 2022. Soy amiga de Susana Aguilar, ella me habló de esta asociación que desconocía y me puso en contacto con Toñi Sánchez. Ya en el primer evento al que me invitó supe que yo también quería formar parte de la ASPM.

Destaco muchas cosas y todas positivas, pero quizá las más relevantes a nivel profesional sean la oportunidad de visitar espacios y descubrir servicios únicos para celebrar eventos a nivel empresarial y el networking con las socias y con los colaboradores, el encuentro con compañeras con las que compartimos experiencias, conocimientos, apoyo… ¡¡Es genial!! Ha sido un gran descubrimiento y un verdadero placer conocer a muchas de las socias y compartir buenos momentos con ellas y con los proveedores en lugares maravillosos.

P: ¿Qué crees que podría aportar ASPM para dar mayor visibilidad a nuestro colectivo?

Yo soy nueva y seguramente no sea la más indicada, pero, como todo hoy en día, una potente campaña en redes conseguiría una mayor visibilidad de nuestro colectivo.

P: Antes de finalizar este bloque de preguntas, te trasladamos la pregunta de la asociada del mes anterior. ¿Has conseguido la tan famosa «desconexión laboral»? ¿Es tu empresa consciente de ello? En tu opinión, ¿se gestiona adecuadamente?

Se ha progresado mucho en ese sentido, pero, desde mi punto de vista, todavía queda camino. En muchas empresas y, sobre todo, en nuestra profesión, nos vemos en la necesidad de permanecer conectadas con demasiada frecuencia.

P: Pasemos ahora a las preguntas más personales. ¿Si volvieras a nacer repetirías la experiencia de ser Asistente o te inclinarías por otra profesión?

La realidad es que lo vivido, vivido está pero yo soy de las personas que tampoco cambiaría nada o casi nada, así que me quedo como estoy.

P: ¿Te gusta leer? En caso afirmativo ¿Tienes un libro predilecto?

Una lástima que el ritmo en las grandes ciudades como Madrid, las horas pasadas en los transportes y las obligaciones que cada cual tenemos nos quitan mucho tiempo para realizar actividades placenteras. Todo ello me impide leer todo lo que me gustaría.

No tengo un libro preferido, si bien hay lecturas que recuerdo siempre, como “Los renglones torcidos de Dios” de Torcuato Luca de Tena, varios best-seller de Dominique Lapierre, poemas de Gustavo Adolfo Bécquer.

Muy recientes, os recomiendo 2 novelas de mi gran amiga Carolina Saavedra: “Eva de paso” y la última, “Cuando Evers invadió Iroshima”.

Ahora tengo pendiente otro libro francés de Emmanuel Schmit: “Paradis perdus”.

P: ¿Practicas algún deporte? En caso afirmativo, ¿cuál?

No me considero una persona deportista. De joven, me gustaban los deportes colectivos: el baloncesto, el vóley-ball, también el tenis, el bádminton, pero lo dejé en seguida. Luego en alguna ocasión me apuntaba al gimnasio, pero solo llegaba a pagar la primera mensualidad. 😊

Es cierto que siempre me ha gustado caminar por el campo o la montaña, pero no es algo que haga con mucha frecuencia. Me encanta cuando voy a mi tierra, a Asturias. Por allí aprovecho para hacer senderismo, los paisajes invitan a ello.

Sin embargo, en febrero de 2018 abrieron en el barrio un gran gimnasio al que empezamos a ir toda la familia. Mi objetivo antes de la inauguración era ir 2 o 3 días en semana, la realidad actual es que mi día de descanso suele ser el viernes. Probé casi de todo, pero las actividades que más me gustan son las clases dirigidas de cardio: zumba, ritmos, dance, spinning; también a yoga y antes de la pandemia jump. Ahora llevo casi 5 años haciendo ejercicio regularmente, casi no me lo puedo creer.

P: ¿A qué no puedes resistirte?

¡A un postre! Soy tremendamente golosa, me encantan las tartas caseras, de manzana o de queso las que más, pero no las únicas. ¿Quién se resiste a un buen arroz con leche asturiano, a unos frixuelos o a unas filloas? ¡¡¡Yo no puedo!!!

Tampoco me resisto a un encuentro entre amig@s, con esos amig@s de la niñez o de la adolescencia. Me encantan esas tertulias, esas charlas. Y después de una comida o de una cena, son maravillosas. Es lo mejor, los buenos ratos con la familia, los amigos, esas conversaciones durante horas, esas risas…

P: Si te perdieras ¿dónde te encontraríamos?

Hay muchos sitios a los que me gusta ir, pero sin duda, la ciudad que me tiene enamorada es París. Sin embargo, donde voy siempre que puedo y siempre me parece poco es a Asturias, allí tengo de todo, la montaña, la playa, los paisajes, el paraíso… Disfruto mucho cuando estoy allí.

P: ¿Qué cambiarías de tu realidad?

Lamentablemente no se puede cambiar la realidad, pero si estuviese en mis manos, serían las guerras, el hambre, la pobreza. Sufro tremendamente cuando veo lo que viven muchos niños en el mundo. Es la mayor injusticia.

P: Para terminar la entrevista: Una frase que te identifique

Intenta ser feliz y vive como si no hubiera un mañana.

P: Y por último, la ya tradicional pregunta que nos deja Pilar Menéndez a la asociada del mes próximo:

A raíz de la pandemia, ¿qué aprendizajes positivos que nos sirvan a nivel profesional, personal y social has sacado?