Asociada del Mes: Entrevistamos a Belén Bonilla

Una frase que te guste:

Pues cuando estoy muy harta, y cuando voy a estallar me digo: “Tranquila Belén que la sensatez la pone quien la tiene”, será de tontos, pero me ayuda a seguir mi camino según me dicte mi conciencia y mi criterio.

Cargo y empresa: Secretaria, nada más… y nada menos. Aunque en la intranet de la empresa consta Asistente Ejecutivo de Dirección General SGI, Madrid.

Socia de ASPM: 2012

OCTUBRE NOS TRAE NUEVA ENTREVISTA Y ENTREVISTADA!

Conozcamos a Belén Bonilla

Breve descripción de la empresa y su actividad.

SENER GRUPO DE INGENIERÍA, S.A. Se trata de un conglomerado de empresas que abarcan todos los campos de la ingeniería. Esto es: naval, civil, medio ambiente y energías renovables y por supuesto aeroespacial.

P: Cuéntanos tu trayectoria profesional…

Pues al terminar mis estudios universitarios, donde la gran mayoría de compañeros de carrera se dedicaron a la docencia, yo, por llevar la contraria me dediqué al mundo de la empresa y me encantó, me quedé en este sector.

Luego mi puesto de secretaria ha evolucionado, llevando (además) la coordinación comercial en una empresa de transportes internacionales alemana, y el área de atención al cliente en una empresa de suministros médicos siendo el principal cliente la Seguridad Social, ¡movida tras movida!

Ahora, en SENER soy como os decía Asistente Ejecutivo de Dirección General SGI, Madrid, pero yo prefiero Secretaria de Dirección. A parte llevo la compra y gestión de merchandising para la Dirección de Comunicación…. Y por extensión me encargo de ciertas compras específicas y concretas.

P: ¿Cuál ha sido tu mayor reto profesional y el principal obstáculo?

Procuro no vivir las cosas como retos. Es la vida, en este caso la laboral, se presenta y tienes que afrontarla…

Como reto general es ir adaptándote a lo nuevo, a nuevas tareas, a nuevos cometidos. En definitiva, salir de tus zonas de confort y salir de manera airosa.

P: En un tiempo tan desafiante, ¿cómo crees que se ha transformado la figura de la Asistente?

Todo evoluciona lógicamente, pero en mi opinión, el gran cambio fue cuando la secretaria empezó a verse como un lujo para unos pocos, muy pocos en la empresa. Si querías subsistir, tenías que tener un plus, un valor añadido… algo que para ellos “justificase” tu sueldo. Era duro, pero nos ha hecho crecer muchísimo, saber más, ampliar tu área de actuación….rozar la facturación, la contabilidad, recursos humanos, compras…

P: Si tuvieras que recomendar una buena práctica diaria, ¿cuál sería tu TIP más efectivo?

En lo laboral, siempre llego a la oficina procurando haber hecho recapitulación del día que me espera estableciendo prioridades y también me gusta escribir en mi agenda lo que tengo que hacer, tachando lo que voy terminando. Me organiza mucho.

En lo personal, andar con mi marido. Es un rato en que, como no haces otras cosas, hablas. Tan fácil como eso: una mezcla entre sesión de psicólogo, replanteamiento de cosas que te ayudan a centrarte y a comunicarte. Si te quedas en casa siempre hay cosas que hacer, siempre está la tele… cualquier distracción, o lo que es lo mismo, cada uno por su lado.

P. ¿Has teletrabajado? Ventajas y desventajas.

Sí, ventajas: estás sola, te organizas, no te interrumpen tanto.

Desventajas, pues casi las mismas, es decir estas sola. No dispones del escáner e impresora maravillosos de la oficina.

No obstante, esta hibridación que tenemos ahora pudiendo combinar ambas opciones me parece una ventaja muy grande.

P. ¿Cómo te llevas con la tecnología? Crees que la situación actual exige mayores habilidades tecnológicas?

Desde luego, tienes que estar en constante aprendizaje. Hay que estar siempre “en la brecha” porque a la mínima que te descuides te quedas atrás.

Lo cual no significa que a veces…. Puedas tener la tentación de abandonarte en la lucha…. Me parece un reto. (mira la pregunta que se me hacía antes sobre los retos a afrontar).

P: ¿Cómo has conocido a ASPM y que te ha impulsado a asociarte? ¿Qué destacarías?

Conocí ASPM, en la figura de María Claudia, hace tiempo, en unas jornadas en EUROFORUM, me dio su tarjeta, y ya vino todo rodado.

Destacaría el orgullo de pertenencia y la cohesión. Lo recomendaría, mejor dicho, recomiendo frecuentemente.

Y por supuesto, como seguro será en vuestro caso, me encargo de que todos aquellos para los que trabajo sepan de mi pertenencia a ASPM.

P: ¿Qué crees que podría aportar ASPM para dar mayor visibilidad a nuestro colectivo?

Dotarnos de lo que se viene llamando “valor añadido” y defensa de nuestro colectivo. En un mundo en que todo se rige por números, hacer comprender el ahorro que a las empresas les supone tener secretarias es una gran pérdida económica y de gestión de tiempo. Que un ejecutivo con su sueldo, pierda 10 minutos trabajado sobre su agenda, por poner un ejemplo, es una gran pérdida y como tal tiene que contemplarse, no como un ahorro a premiar.

Pero tiene que ser recíproco: tenemos que hacer más visible a ASPM con nuestros directores, RR. HH., compañeras y compañeros.

P: Antes de finalizar este bloque de preguntas, te trasladamos la pregunta de la asociada del mes anterior. ¿Qué le añadirías al perfil de ayudante de dirección?

Mi consejo es que hay que ser muy camaleónicas. Tener una capacidad muy grande de adaptarse a muchas situaciones distintas.

Mucha resiliencia.

A evitar, aunque parezca una contradicción: que aprendan a medir esa resiliencia, y esa capacidad de adaptación. Que no se crean que somos plastilina, que valemos para todo (aunque nosotras sepamos que sí, que somos capaces, elásticas y fuertes).

En el plano laboral, no morder más de lo que podamos tragar.

P. Pasemos ahora a las preguntas más personales. ¿Si volvieras a nacer repetirías la experiencia de ser Asistente o te inclinarías por otra profesión?

Pues no me lo he planteado, porque no espero volver a nacer, pero sí puedo deciros que estoy muy contenta con mi profesión que me ha permitido una vida laboral hermosa, y conoceros en ASPM.

P. ¿Te gusta leer? En caso afirmativo ¿Tienes un libro predilecto?

Me gusta mucho leer, aunque el ritmo de vida nos lo pone difícil por el poco tiempo de que disponemos y la concentración que exige una buena lectura.

Ahora mismo no sabría elegir un libro predilecto, pero os digo el último que me he leído y que me ha gustado bastante. “La Trenza” de Laetitia Colombani. Cualquier cosa de Miguel Delibes maestro en la sencillez a la hora de usar el castellano. ¡Cómo se puede decir tanto de una manera tan aparentemente sencilla!

P. ¿Practicas algún deporte? En caso afirmativo, ¿cuál?

Andar, me encanta andar en eso sí que soy constante.

Procuro bajar dos veces por semana al gimnasio donde Domingo, mi “entrenador personal” me da ánimos, pero me cuesta la vida… a veces siento que soy la reina del gimnasio, entre chicos que ponen 50 kilos voy yo y pongo 5, los días que me vengo arriba 10. Me tratan con cariño, me ayudan, creo sinceramente que les da pena verme en tal difíciles circunstancia para mí.

P. ¿A qué no puedes resistirte?

A tantas cosas…  A una buena charla con un café.

P. Si te perdieras ¿dónde te encontraríamos?

Pues si me pierdo como espero, voluntariamente tal vez lo que desearía es que no me encontrarais, que para eso me he perdido.

Pistas: sección de perfumería de esos grandes almacenes que todos conocemos o en una buena ferretería de las de antes, me fascinan hasta el éxtasis, ver tantas cosas tan pequeñas, la mayoría de las veces de poco valor, tan variadas, pero tan bien ordenadas, y tan bien localizadas en la cabeza del Sr. Ferretero.

Como contrapunto, también me encanta ir al campo y a la biblioteca de mi facultad, para leer eso sí, sentada en una silla, desde que estudié allí y hace tiempo ya de eso, no puedo leer en un sofá.

P. ¿Qué cambiarías de tu realidad?

Pues podría decir como dicen cuando se presentan a un concurso de belleza: la paz y el hambre en el mundo.

Siendo más realista que la gente fuera más empática, que supiéramos mirar a nuestro alrededor. ¡Nos daríamos cuenta de tantas cosas y de tantos sentimientos!

P: Para terminar la entrevista: Una frase que te identifique

Pues mira, hace tiempo que tengo un mantra, sencillo, de toda la vida, por todos conocido: “haz bien y no mires a quien” a mí me ayuda y me serena en caso de ver cosas que no me gustan. Me digo: tú haz el bien y no mires a quien y en muchas ocasiones os aseguro que me ha evitado más de una rabieta.

Atención, el éxito de dicho mantra no está garantizado, que quede claro.

P. Y por último, la ya tradicional pregunta que nos deja Belén Bonilla a la asociada del mes próximo:

Has conseguido la tan famosa “desconexión laboral”. ¿Es tu empresa consciente de ello? En tu opinión, ¿se gestiona adecuadamente?