Icono del sitio ASPM Asociación del Secretariado Profesional de Madrid

Visita al Hotel Westin Palace – 23 junio 2022

Queridas compañeras:

Nuevamente, el Westin Palace abrió sus puertas y una vez más nos dispensaron el trato que en ellos es la “marca de la casa”. Qué deciros de su famosa cúpula, qué decir del delicioso pianista que ameniza las tardes….

Lo primero reseñar el cambio de nombre. Ahora pasarán a llamarse Palace Luxury Collection, su saber hacer y cálida acogida siguen inalterables a través del tiempo… Hablando del tiempo paso a contaros algunas peculiaridades que me parecieron geniales.

Pudimos ver en la antigua biblioteca una exposición de fotografías de las que adjunto algunas para que sean incluidas: (gracias, Araceli por ser “mi” reportera gráfica).

Sabíais que… ¿fue un hospital militar y que posiblemente por ello perduró en el tiempo y hoy podemos disfrutarlo?

Sabíais que… ¿en esas fotografías (por supuesto en blanco y negro) podemos ver la emblemática lámpara en forma de palmera que hoy en día luce en la entrada del hotel, ya no bajo la famosa cúpula donde se situó originariamente?

Otra imagen nos enseña un baño de la época, a nuestros ojos en la actualidad nos parecería tercermundista. Pues bien, en su momento dichos baños marcaron un hito en el confort y el lujo, y sobre todo: ¿un baño en cada habitación?, simplemente impensable.

Para no hacerlo muy largo, también en la biblioteca podemos ver una nota en la que se menciona una consumición que Lorca, Dalí y Buñuel hicieron en el bar del hotel por un importe de 125 pesetas a la que no podían hacer frente. Piden ayuda para que un tal Claudio se haga cargo de dicho importe con estas palabras textuales “te devolveremos dentro de 5 días. No vemos otra solución”. Siempre hay una recompensa, como podéis ver dicha nota fue ornamentada con un dibujo de Dalí y un poema de Lorca. Decidme si no valió la pena el “desfalco”. 

Iba a dejarlo aquí, pero no puedo resistir compartir la anécdota que el Director de Hotel nos contó. Durante una exposición de la sastrería Cornejo, que ya cumple 100 años vistiendo al cine y al teatro, el sombrero, que en su día usó Chartlon Heston en una de sus películas, fue tomado prestado por dos clientes que llegaban al hotel tras haber disfrutado de una alegre trasnochada; sin haber pasado, eso sí, nada de sed.

Hubo que echar mano de las socorridas cámaras de seguridad. Y con gran mano izquierda se solicitó a los clientes si, tal vez por casualidad podían aportar alguna noticia de dicha prenda. Reconocieron con gran sinceridad por su parte, que no se explicaban cómo; pero que efectivamente el sombrero logró introducirse en una de sus maletas. La prenda se devolvió. Tal vez nadie o casi nadie supiera que tan preciado objeto tuvo un inesperado viaje Madrid – Minesota – Madrid. ¡Qué cosas pasan!

Muy agradecidas por hacer posible la visita a este maravilloso hotel y acompañarnos en todo momento este magnífico coctel a Pablo Flores, Director General, Sophie Clauze, Director of Sales,  Stefan Dannert, Sales Manager, y Amparo González, Sales Manager.

Crónica de Belén Bonilla

Salir de la versión móvil