Crónica Bono Regalo Monasterio de Valbuena – Castilla Termal

Cuando José Rus sacó mi número en el sorteo de la Asamblea de ASPM, me pareció un guiño del destino, ya que yo pasaría a ocupar su vocalía en la nueva Junta Directiva.

Lo cierto es que me llevé una alegría tremenda, pues el monasterio de Valbuena es uno de mis lugares favoritos para descansar y cargar las pilas.

Llegamos el domingo 29 de junio por la tarde, con un sol radiante y una temperatura estupenda.

Al hacer el check-in, supimos que habían hecho un “upgrade” de la reserva, y nos encontramos alojados en una habitación increíble, en la zona de “La Casa del Conde”. 

Como nos habían informado en el email de confirmación, que el aforo de la piscina termal era limitado, bajamos rápidamente porque habíamos reservado plaza en el horario de 18 a 19:45 hrs.

Después de relajarnos en la piscina termal y de tomarnos unos tecitos en las tumbonas de la piscina exterior, subimos a la habitación para encontrarnos una bandeja de fruta tropical, chocolate, y bebidas frescas como cortesía. ¡¡Un trato VIP!!

En fin, una cena magnifica en la terraza exterior, el desayuno de la mañana siguiente excelente…, un lujazo de estancia…

Si necesitáis una localización para una reunión de vuestra empresa, para unas vacaciones de vuestro jefe, para incentivos, clientes, o para daros un homenaje a vosotras/os y vuestra familia, no dudéis en alojaros en los hoteles de Castilla Termal.

Queremos agradecerle a Lucia Pumares y a todo el equipo de Castilla Termal del Monasterio de Valbuena, lo cómodos y bienvenidos que nos sentimos durante nuestra estancia allí.

Hasta pronto,

Araceli Lamas