Icono del sitio ASPM Asociación del Secretariado Profesional de Madrid

¡A por un 2022 sin límites!

Espero que hayas pasado unas buenas fiestas y te deseo todo lo mejor para 2022.

No sé tú. Pero a mí se me han pasado volando las dos primeras semanas de este nuevo año. La primera semana reflexioné sobre el año pasado y sobre lo que quieres conseguir este año. Y ya he dado los primeros pasos respecto de los tres objetivos más importantes.

¿Cómo has pasado tú las primeras dos semanas de este nuevo año? ¿Qué deseas para 2022? ¿Qué te gustaría conseguir y qué buenos hábitos quieres establecer?

Para tener éxito con tus buenas resoluciones, hacen falta varias cosas. Lo primero, por supuesto, es tomarte tiempo para reflexionar sobre lo que quieres y por qué lo quieres. Una buena razón es clave para mantener tu motivación. Pero si realmente conseguir algo, no te puedes quedar allí. Piensa en los pasos necesarios y planifícalos. En tercer lugar, por supuesto, hay que empezar a tomar acción. La buena razón y la planificación te ayudarán a perseverar y crear el hábito.

Sin embargo, hay veces que algo que nos parece retener. Aunque creamos querer algo, nos cuesta tomar acción o perseverar o conseguir buenos resultados. Aquí hablo de todo tipo de objetivos: salud, bienestar, objetivos en tu trabajo, desarrollo personal y profesional, cuidar tus relaciones etc.

Lo que te frena para tomarte tiempo para lo que te importa y lo que quieres conseguir, pueden ser creencias limitantes. Creencias sobre cómo eres, sobre tu capacidad de hacer algo o sobre lo que otros piensan (o podrían pensar) de ti.

Pero las creencias limitantes no afectan solamente a tus objetivos. Influyen sobre cómo te enfrentas a todo tipo de situaciones. ¿Te pones muy nervioso ante alguna situación? Tal vez cuando te toca intervenir en una reunión. Quizá cuando tengas que enfrentarte a tareas desconocidas o nuevas aplicaciones. O cuando tienes que hacer esa llamada al extranjero.

Es decir que las creencias limitantes se nos pueden manifestar en forma de inseguridades. Pero también pueden aparecer en forma de una mentalidad “todo o nada” o objetivos irrealistas o demasiado ambiciosos. Por ejemplo, te quieres poner en forma. Entonces te propones hacer deporte durante una hora cinco veces a la semana. Cuando no lo consigas, abandonas.

Averigua en este nuevo post cómo funcionan las creencias y qué son las creencias limitantes. Encuentra algunos ejemplos de creencias limitantes. ¿Te reconocerás en alguna de ellas? Por último, te cuento unos pasos para identificar y superar tus creencias limitantes. No digo que sea fácil admitir, y menos abandonar, alguna creencia limitante. Pero desde luego, despojarte de ella resulta liberador.

Espero que este post te ayude a eliminar las barreras que te puedas estar poniendo tú mismo de forma consciente o subconsciente. De este modo espero que te resulte más fácil alcanzar lo que te propongas.

Si te cuesta superar alguna creencia limitante por tu cuenta, podemos trabajar juntos para que lo consigas. Contáctame y vemos cómo te puedo ayudar.

Leer el post

¡Cuídate y a por este 2022 con ganas!

Dorit Sauer

The Corner of Excellenc

Salir de la versión móvil