¡Vivan los gregarios! Crónica de la conferencia de Luis Pasamontes

El 10 de diciembre tuvimos el placer de escuchar a Luis Pasamontes compartir su historia y reflexionar sobre los paralelismos con nuestra profesión.
Para quién no le conozca, Luis Pasamontes es exciclista profesional, autor del libro El liderazgo del Gregario así como coach y mentor para deportistas y el mundo de la empresa.
Gregario significa formar parte de una comunidad. Luis Pasamontes nos comentó que el término se utiliza mucho en el ciclismo, dónde el 90% del pelotón son gregarios. Quiere decir que son la comunidad que ayuda a los líderes a ganar. Ayudan a que el equipo consiga hacer la mejor carrera.
Aplicado al mundo de la empresa, no todos pueden ser directores. Si todos dirigiesen ¿quién haría el trabajo? Además, no ser director no te hace menos importante. Simplemente significa que tienes un papel diferente. Luis nos contó como al principio de su carrera intentó todo para formar parte de los líderes y para que su madre, la Sra. Luisa, le pudiera ver en televisión. Pero se dio cuenta de que podía aportar mucho más a su equipo ciclista convirtiéndose en el mejor gregario. Lo que nos quiso transmitir es que es importante que nos conozcamos bien a nosotros mismos y seamos conscientes de nuestras habilidades. Eso nos permite desempeñar nuestro rol de la mejor manera y aportar valor en nuestra empresa. Conocer los objetivos de la empresa y las necesidades de nuestros directivos nos ayuda a emplear nuestros esfuerzos de manera correcta y beneficiosa. Nos permite prever situaciones y ser proactivos en su solución. De este modo no solo seremos un gregario más sino un líder gregario. Nos convertiremos en nuestra mejor versión.
Como secretarias sabemos bien que nuestro papel consiste en facilitarle la vida a nuestro(s) directivo(s). Pero ser el mejor gregario en el ciclismo también significa velar el bien del equipo en su conjunto. Aplicado a nuestro trabajo quiere decir velar tambien por la buena marcha de las operaciones de la empresa y no perder de vista las prioridades y los objetivos de la misma.
La profesión del secretariado ha ido evolucionando y, con ello, las responsabilidades que asumimos. En este sentido nos hemos caracterizado por nuestra capacidad de adaptación y aprendizaje. Pero la pandemia nos ha puesto a unos cuántos ante un nuevo reto: adaptar de nuevo y redefinir nuestro rol para aportar a nuestras empresas lo que necesitan en estos momentos. Mientras sigamos demostrando nuestra capacidad de resiliencia, adaptación y aprendizaje continuaremos aportando valor y siendo los mejores gregarios.