LA IMPORTANCIA DE DESAPRENDER PARA APRENDER

El 16 de septiembre Swiss-Event24 nos organizó en el Hotel Villa Real en colaboración con Clarke and Partners una charla cuyo título me llamó la atención.

Cuando entramos a la sala nos da la bienvenida la canción Saturday Night Fever. No sé tú pero a mí me cuesta no mover el esqueleto con esta canción. Desde luego ser recibida al son de esa canción auguraba una charla todo menos que aburrida.

Después de una bienvenida y agradecimientos de M. Claudia Londoño, Gustavo de Swiss24Events y Frank Machado de Clarke and Partners dan paso al ponente. En la pantalla aparece una cuenta atrás con música que crea aún más expectación.

El ponente se presenta como Francisco Unda, conferenciante colaborador de Clarke and Partners. Nos comenta que vamos a aprender sobre DISC, un método de evaluación de personalidad que me sonaba pero no había probado aún. Francisco comenta que después de la charla entenderemos mejor por qué chocamos con algunas personas y congeniamos con otras.

Pero antes de seguir con las explicaciones sobre el método DISC, Francisco nos pide que tomemos la hoja que nos hemos encontrado en el asiento. Nos encontramos con 14 grupos de palabras. Cada grupo contiene cuatro adjetivos descriptivos de la personalidad seguidos de un símbolo. Pero Francisco dice que no nos preocupemos por los símbolos de momento.

Nos pide que, en cada grupo, asignemos una puntuación del 1 al 4 a las palabras, siendo el 4 la palabra con la más nos identificamos. Como secretarias diligentes que somos, enseguida nos ponemos manos a la obra. Algunas terminan bastante rápido mientras que a otras, como a mí misma, nos cuesta decidirnos. Si alguna vez has hecho un test de personalidad en el que debas decidir con qué frase o situación te identificas más sabrás a lo que me refiero.

Al terminar de asignar las puntuaciones es cuando esos símbolos que he mencionado antes cobran sentido. Francisco Unda nos explica que sumemos las puntuaciones según los cuatro símbolos diferentes. Resulta que cada símbolo corresponde a uno de los cuatro colores con los que trabaja el método DISC. A su vez, cada color lleva asociados ciertos rasgos de personalidad. Aunque todos compaginemos rasgos de las 4 tipologías, nacemos con predisposición hacia alguno de ellos.

Terminados los deberes por nuestra parte Francisco pasa a explicar e incluso interpretarnos los rasgos de personalidad y comportamientos que caracterizan a cada uno de los cuatro tipos. Cuando digo interpretar me refiero a que Francisco desaparece detrás de la pantalla para reaparecer transformado en un jefe rojo, amarillo, verde y azul interpretando una típica escena de oficina en la que el jefe nos reclama un reporte de gastos. Todo ello acompañado de una canción interpretada por una cantante con su guitarra.

 

A modo de resumen las personalidades “rojas” van al grano, buscan resultados y no tienen miedo a tomar decisiones aunque su carácter puede llegar a imponer o incluso causar rechazo. Las personas “amarillas” son la alegría de la huerta, entusiastas, optimistas y les encanta relacionarse con otras personas, aunque pueden llegar a cansar y avasallar.

Las personas de color verde son leales, conservadores, tienen un corazón grande, crean buen clima laboral y trabajan las relaciones estables. Los conflictos en el trabajo pueden surgir cuando anteponen el buen rollo a la necesidad de tomar decisiones y conseguir resultados. Por otro lado, los “azules” son personas racionales, minuciosas y metódicas que siempre parecen tener un plan. Pueden chocar con las otras personalidad por su empeño en el cumplimiento de normativas y su necesidad de estructura.

Después de repasar las cuatro personalidades nos pide que nos levantemos todos y paseemos por la sala. De repente nos dice que paremos donde estemos y busquemos a la persona que tengamos más cerca. Nos pide que le contemos a nuestra pareja de “juego” sobre nuestro rasgos más pronunciados, sobre cuáles nos gustaría trabajar más y con qué tipos de personalidad chocamos más a la hora de trabajar.

Es difícil poner en palabras la experiencia de la charla y los momentos vividos. Pero te puedo decir que Francisco nos sacó unas cuantas risas, momentos “ajá” de reconocernos a nosotros mismos o a personas de nuestro entorno. Me pareció una charla de lo más interesante además de entretenida y divertida así que muchísimas gracias a Francisco Unda (no pierdas nunca tu faceta amarilla), Clarke and Partners, Swiss-Event24, el Hotel Villa Real y por supuesto ASPM. Si quieres saber más sobre el ponente te dejo su página web: http://franciscounda.com/

Crónica elaborada por Dorit Sauer