UNA VISITA INOLVIDABLE AL HOTEL BARCELÓ EMPERATRIZ

Imagen1El pasado miércoles 05 de junio, las afiliadas del ASPM tuvimos la oportunidad de visitar y conocer el hotel Barceló Emperatriz, situado en la calle López deHoyos nº4 de Madrid, uno de los hoteles de 5 estrellas con más encanto de la capital, que a pesar de su reciente inauguración en el 2016 ya se ha hecho un hueco en la lista del Luxury Hotel Guide.

Ubicado en pleno centro de Madrid en el mismísimo barrio de Salamanca, una de las zonas comerciales más importantes de la ciudad y una de las zonas residenciales más elegantes y prestigiosas del continente europeo, el hotel palaciego cuyo diseño interior se inspiró en la aristócrata Eugenia de Montijo, ofrece el glamour y la exquisitez que se espera de un homenaje a la última emperatriz (consorte de los franceses como esposa de Napoleón III). El hotel cumple con todos los requisitos para formar parte de tan exclusivo rango, con unos servicios del más alto standing que casi exceden los límites de la comodidad, haciendo que El Barceló Emperatriz esté a la altura del enclave en el que se sitúa, entre los restaurantes más sofisticados y las tiendas de las marcas más exclusivas y prestigiosas  al nivel nacional e internacional.
El edificio en sí, con su fachada señorial, símbolo de una arquitectura clásica y vanguardista, y con una entrada acertadamente ornamentada con arbustos y plantas, destaca entre los demás edificios e invita a entrar a cualquier Business Traveler y viajero de ocio conocedor del buen vivir.

dosEn el mismo hall del hotel, uno se deja conquistar por
su restaurante, El Mutis, cuya carta también está inspirada
en los gustos de la mismísima emperatriz, y ofrece platos de
cocina mediterránea de alta calidad para una experiencia
gastronómica única, así como un reservado para atender las
comidas y cenas de negocios. Como no podía ser de otro
modo, la zona del bar Eugenie destaca también, por una icónica chimenea que invita a charlar entre amigos y familiares. Los espacios (alguno a distinta altura) están
separados principalmente por una combinación de mobiliario vanguardista, plantas y presentaciones florales delicadas como naturales (orquídeas azules, lirios…) y con un gusto exquisito.

tres

Las plantas donde se encuentran las habitaciones cuentan con amplias escaleras acompañadas de elementos decorativos, como imponentes espejos de pie que recuerdan que nos encontramos en un palacete del siglo XIX.

cuatro

cincoEn concordancia con la voluntad de fusionar elementos decorativos clásicos con otros de actualidad, el visitante se podrá encontrar en cada planta algún retrato (con guiños de humor) de la bellísima emperatriz, tomándose un refresco, llevando un casco o comiéndose una hamburguesa.

Durante la visita del hotel, pudimos acceder a dos tipos de habitaciones que suelen solicitar los huéspedes, como la Habitación Emperador nº 608 (habitación de categoría Premium Emperador) y la Suite Napoleón III nº 812 (habitación tipo Suite con terraza).

Cada una de las 146 habitaciones del hotel, por la configuración propia el edificio es única, aunque todas siguen el nuevo concepto de descanso con habitaciones perfectamente equipadas bajo la calificación B-Room del grupo Barceló, un estándar propio que garantiza tanto la calidad como la comodidad de cada estancia. Esta calificación incluye una decoración refinada que a la misma vez, se combina a la perfección con un diseño sencillo y un mobiliario vanguardista de materiales nobles:

seis

También cuenta con una climatización eficiente, un mini media HUB incluyendo varios puestos USB, HDMI para el uso de dispositivos electrónicos y móviles, acceso a Wi-Fi, una zona con un escritorio cómodo para trabajar, una máquina de café complementada con lo necesario para los más trabajadores que necesitan un poco de cafeína, o para pasar la hora del té disfrutando de las vistas desde una confortable chaise longue

siete

ochoLos armarios anchos y altos son una delicia para los huéspedes que aprovechan su estancia para hacer shopping por la capital. Destaca que en cualquier rincón de la habitación se puede encontrar algún detalle escondido o propuesto para hacer más cómoda su estancia, como algún albornoz mullido, un sombrero para acceder a la terraza de verano o incluso algún aperitivo, todo de primera calidad.

nueveLos baños privados, de acuerdo con el diseño de las habitaciones, presentan líneas sencillas y diáfanas, mezclando sutilmente materiales tan clásicos como el mármol italiano con amplias bañeras y modernas duchas empotradas con efecto lluvia, y vienen equipadas con un secador profesional y artículos de aseo de primera calidad. Las Suites, verdaderos oasis para la relajación y la desconexión, incluyen además de una bañera de hidromasaje con vistas a una terraza privada, un salón ideal para abandonarse al placer de la lectura o de la relajación.

diez

Por supuesto, el Barceló Emperatriz ha sabido adaptarse a su diversa clientela y dispone de 15 tipos de habitaciones adecuadas para cada uno de sus huéspedes: hay habitaciones para personas con movilidad reducida, habitaciones para familiares, habitaciones comunicadas entre sí, etc. No es de extrañar, que cada uno encuentre su hogar en el hotel.

Como no podía faltar entre sus numerosos servicios, descubrimos el gimnasio del hotel, con acceso las 24 horas, perfectamente equipado con las maquinarias necesarias para una puesta al punto para el cliente más deportista, Por supuesto, el gimnasio dispone de aseo propio, además de su propio suministro de toallas y fuente de agua.

once

doce

En la última planta del hotel (la novena) también descubrimos una pequeña pero impresionante piscina con vigilante y un elegante rooftop bar, ambos con preciosas vistas panorámicas a la ciudad. Un espacio donde el lujo se combina con maravillosas vistas de la ciudad.

trece

catorceAhí, ante las vistas del barrio de Salamanca, mientras el sol se ponía sobre Madrid, se concluyó nuestra visita, con un cóctel cortesía del Hotel donde pudimos probar una muestra de su suculenta oferta gastronómica:

Lingote de foie con pan de especias y chutney de plátano, gazpacho de papaya, coquetas de boletus, carrrillada ibérica gratinada, lemon pie y crumble de manzana, etc.

quince

El Barceló Emperatriz, enfocado en fusionar la historia con lo moderno, y en su búsqueda continua por actualizar y personalizar sus servicios a las necesidades de cada uno de sus huéspedes, ha sido el primer hotel co-creado por sus clientes. Actualmente, se siguen estudiando proyectos para implementar aún más servicios y facilidades (de accesibilidad, tecnológicas, etc.) a sus huéspedes. Como resultado de este proyecto colaborativo en el cual se denota un constante deseo de mejorar por responder a las exigencias del cliente más exigente, cada estancia en el hotel Barceló Emperatriz se convierte en una experiencia extraordinaria de relajación y de confort, convirtiéndolo en el alojamiento ideal para el viajero de paso por negocio, vacaciones/escapadas de ocio, o en nuestro caso, en una visita de las más agradables e instructivas.

dieciseis

Crónica elaborada por Estelle Taillandier