El origen español del dólar

España, 1350.

 El real se crea en el Reino de Castilla y León por Pedro I, surgen y se acuñan otras monedas como el Castellano, fruto de la primera ordenación monetaria de los Reyes Católicos pero que, por su gran calidad, quedaría atesorado por los particulares y por tanto finalmente excluido del uso cotidiano, lo cual abría paso a la necesidad de la siguiente reforma monetaria.

En paralelo, se acuña en Bohemia (torno a 1486) “el thaler”, que es una pieza de plata de calidad torno a 8 reales y que posiblemente estuviese en conocimiento de Carlos I y V de Alemania.

1497 es fecha de aparición del Ducado de oro de Castilla y un nuevo real de plata, y aquí, también nace “la blanca” con un valor muy bajo. Por su escaso valor y probable abundancia haría popular la frase “estar sin blanca” como mejor símbolo de no tener nada.

En aquellos tiempos, el valor de una moneda en realidad dependía de la finura del metal que la contenía y no del peso. El término “peso” es una medida invariable de 4,6 gramos pero el valor real era variable.

Ahora viene lo interesante, pues las palabras peso, real, Tepuzque, y otras se interrelacionan con Mendoza, Virrey de nueva España quien correlaciona las monedas y palabras y da al “peso de Tepuzque” el valor de 272 maravedíes, es decir, a 8 reales de plata, solicitando a Carlos I (Carlos V de Alemania) autorización para la emisión de la moneda que le contesta afirmativamente.

Es aquí donde nace el real de a 8 que por su equivalencia en plata al “peso de oro de Tepuzque” y que por su importancia, dará lugar posteriormente al dólar americano.

En 1544 se incorpora al real de a ocho las menciones que definirían los rasgos visuales fundamentales de la moneda española en el futuro, la “peseta” y el “euro” y en esto recordamos a Carlos I que dice:

“… sea de una parte castillos y lentes con la granada, e de la otra parte las dos columnas, estrellas e un rotulo que diga PLUS ULTRA, que la divisa de mí el Rey”

Serían los alemanes quienes llamarían a nuestra moneda, por su parentesco con la suya “thaler”, esta moneda era de común uso en el Centro de Europa, principalmente en Austria y es muy probablemente que de este término viene o deriva la palabra dólar.

Durante la guerra de la independencia americana, España se encargó de abastecer de todo lo necesario, incluido oro y plata, a un incipiente ejército estadounidense.

Ante la necesidad monetaria, el congreso americano emite pagarés donde se incluye el uso del “dólar español” y a partir de esto, mediante resolución se decreta la emisión de billetes o pagares por una suma inferior a los dos millones de dólares españoles de la época.

El mercado americano queda por consiguiente abastecido por la plata española en forma del real de a 8 de la época y esto queda probado pues mediante comisión nombrada por el Congreso en fecha 19 de abril de 1776.

 En Julio de 1787 se da origen finalmente al dólar con la misma paridad que el también llamado “duro español” adoptando como símbolo el $, estilizando las columnas del escudo español con sus columnas de Hércules y estilizando la guirnalda como S.

Plus Ultra                                                      

Es en 1857 cuando queda prohibido el uso del real de a ocho en los Estados Unidos de América. Hasta esa fecha, el “columnario” o “real de a ocho” tuvo el valor de un dólar.

Aunque es cierto que existen diversas teorías, si se observa las monedas de la columna, con la banda plus ultra, observará el símbolo “$” de manera clara. Esto junto con la cantidad de moneda española de “peso de a 8” circulando por las colonias previamente a la guerra de la independencia por el tránsito comercial, así como las donaciones realizadas en plata por La Corona Española para financiar la independencia y la guerra contra Inglaterra, hacen evidente que el origen del dólar y de este símbolo del escudo español sea el que aparece en el reverso del Real de a ocho.

Escrito por: es.dflatmadrid.com